24/06/2024 01:24:13 PM
24/06/2024 01:24:13 PM

Begoña Gómez fundó su “consultoría estratégica” para aliarse con empresas

 

Las investigaciones periodísticas, incluidas las de este diario, sobre la empresa creada en 2023 por Begoña Gómez hasta ahora se focalizan en la apropiación de una herramienta digital donada a la Complutense por varias firmas.

“Presentamos la primera herramienta de uso libre, diseñada y pensada para las pymes. Una plataforma que te muestra paso a paso como diseñar una estrategia de impacto con múltiples beneficios. Desde Transforma TSC te ofrecemos los recursos y consejos que te ayudarán al desarrollo de una estrategia de impacto personalizada”.

 

Pero suma otro objetivo más inquietante. “Consultoría estratégica alineada a los ODS (objetivos de desarrollo sostenible). Diseño, implementación, medición, comunicación. Desarrollo de eventos y congresos. Colaboraciones para el impulso de la sostenibilidad”. No se limita al uso privado de una herramienta digital de la Complutense, hecho ya denunciado por Hazte.oir.

Moncloa hace repetir a sus voceros que la Fiscalía europea registra Red.es para comprobar si los contratos adjudicados a Barrabés fueron financiados por la UE. Hombre, no. La UE no precisa tan hiriente despliegue para comprobarlo.

 

Los términos “consultoría estratégica, “comunicación”, “congresos y eventos” pueden rubricarlos cientos de agencias de asesoría y comunicación. Como Acento, donde ha recalado David Cierco, máximo responsable público de los investigados contratos de Barrabés con Red.es.

Esta consultora no sólo está poblada de excargos de PSOE y PP, sino que se registra como lobby en la UE. Deja claro su trasfondo. Guiar a firmas en aspiraciones o negociaciones vinculadas al sector público.

Pero presenta una sólida diferencia con la firma de Begoña Gómez. Ninguna pareja de sus integrantes fundó Acento cuando era alto cargo. La esposa del presidente sí crea TSC.

Las investigaciones periodísticas, incluidas las de este diario, sobre la empresa creada en noviembre de 2023 por Begoña Gómez hasta ahora se focalizan en la apropiación de una herramienta digital donada a la Universidad Complutense por varias firmas.

Y este conflicto sube aún más enteros cuando se leen los planes de la firma de Begoña Gómez: “Las actividades enumeradas podrán también ser desarrolladas por la sociedad, total o parcialmente, de modo indirecto, mediante la participación en otras sociedades de objeto análogo”. ¿Está dibujando integrarse en una UTE? 

Begoña Gómez, en su reaparición el miércoles en el mitin del PSOE en Benalmádena.

 

“La actividad de la sociedad se entenderá que consiste en facilitar la prestación de los correspondientes servicios por los profesionales cualificados al efecto en nombre propio y bajo su responsabilidad profesional, organizándola, coordinándola, y disponiendo los medios necesarios al efecto”.

Traducido: la firma de Begoña Gómez puede actuar como subcontratada o proveedora/mediadora para captar profesionales y cumplir el trabajo solicitado por un cliente a su consultoría o a un tercero.

El secreto que busca la UE es si las cartas de recomendación de Begoña Gómez o la antigua relación de David Cierco, ex CEO de Red.Es, con Barrabés se tradujeron en algún mail sospechoso.

Cabe dudar de si cuando dice “en nombre propio y bajo su responsabilidad profesional” se refiere a su empresa o a los trabajadores escogidos. Pero si su empresa habita un coworking…está por ver su plantilla real.

Dado que su firma no parece perseguir a ultranza cumplir un contrato con sus propios profesionales, ¿qué hace ventajoso ficharla? ¿Qué seduce al empresario aliado? ¿Qué gana el profesional con su mediación y peaje?

Esto es un elemento recurrente en una economía española donde abundan ingeniosos que viven de poner partes en contacto con nula estructura. Pero cuando lo hace la esposa del presidente se torna azul negro. ¿Por qué debe ser escogida ella como asesora para una labor que acaso harán unos terceros?

Y ya sufre un ejemplo cercano en los tribunales. Begoña Gómez recomienda a Barrabés en su licitación para contratos de Red.es y garantiza su difusión si gana.

Esto puntúa en la votación. Nada menos que un 20% de la nota subjetiva. Y Barrabés gana por goleada en esta materia opinable mientras el presidente la piropea en público dos meses antes, como destapó este diario. Y de tal sumatorio arranca su imputación por tráfico de influencias.

Nada de esto sería conflictivo ética y legalmente si ella no fuera quien es. Si se llamara Begoña Altamirano nada rechinaría. Tampoco sería alarmante si fuera otra quien ofertase, como proyecta, crear “alianzas” entre empresas privadas y ongs.

¿Puede osar una empresa rechazar su oferta sostenible? Es difícil cuando la hucha de las buenas acciones la porta la esposa del presidente. Toda sugerencia cuando se habita Moncloa es tan tentadora como peligrosa.

Cuatro jueces comparten ya similares inquietudes sobre su potencial tráfico de influencias. Sí, urge la renovación judicial para evitarse tan molestos picotazos. Pero también lo indaga la Fiscalía europea. Algún indicio ve. Y nadie tose lawfare.

Moncloa hace repetir a sus voceros que la Fiscalía europea registra Red.es para comprobar si los contratos adjudicados a Barrabés fueron financiados por la UE. Hombre, no. La UE no precisa tan hiriente despliegue para comprobarlo.

Basta leer el BOE. El secreto que busca la UE es si las cartas de recomendación de Begoña Gómez o la antigua relación de David Cierco, ex CEO de Red.Es, con Barrabés se tradujeron en algún mail sospechoso.

Si un día la UCO registra Moncloa tampoco buscará las cartas de amor  y una canción desesperada de Sánchez. Son públicas con mensaje recurrente. Reclama la inviolabilidad penal para su esposa. La que ostenta el Rey.

Vitupera al juez porque osa investigar a su Begoña. Pero el juez le brindó acceso desde el minuto uno a su investigación secreta. Ya querría Koldo conocer en directo informes y testigos el año que estuvo lacrada su causa. Esto también se vota mañana: ¿es inviolable la esposa de un presidente europeo?