24/06/2024 02:32:39 PM
24/06/2024 02:32:39 PM

“Asalto” al Banco de España: el último objetivo de Sánchez para completar su puzzle

Tribunal Constitucional, Fiscalía General del Estado, Consejo de Estado, RTVE, CIS … ¿Y ahora el Banco de España?

Todas las alertas se han activado en estas últimas semanas en los poderes económicos y en la oposición ante el inminente cambio de caras en el principal supervisor de la economía española, el Banco de España, dado que el mandato del actual gobernador, Pablo Hernández de Cos, finaliza en unos días. En concreto el próximo 10 de junio.

Hernández, cuya gestión ha sido aplaudida y reconocida generalizadamente y cuyas críticas a algunas decisiones del gobierno progresista se han escuchado alto y claro y han provocado las críticas aceradas de algunos de los socios de Frankenstein.

En un principio, según informan fuentes del supervisor, se prepara una “transición suave” hasta el desenlace de las elecciones europeas. De este modo, será la subgobernadora Margarita Delgado la que asuma el cargo hasta que Pedro Sánchez decida el nombre del nuevo gobernador.

 

El gobernador del Banco de España, que agota su mandato, en una comparecencia en el Congreso.

 

Ha sido tradición en todos los gobiernos anteriores que el jefe del BE se consensue entre PSOE y PP, aunque fuentes populares reconocen a ESdiario que en Génova 13 se espera un nuevo dedazo de Sánchez sin negociaciones previas.

«Okupados? el TC, la Fiscalía, el Consejo de Estado, el CIS y RTVE; con el CGPJ acorralado, llega el turno ahora del Banco de España, cuyo liderazgo queda vacante en días

De hecho, los medios afines al PSOE han soltado hace semanas la primera liebre para las quinielas de la sucesión de Hernández de Cos: David Vegara que fue secretario de Estado de Economía de Pedro Solbes en la era Zapatero.

El Banco de España, junto al CGPJ, ha sido el único organismo institucional que ha podido blindar -gracias a sus estatutos y a la reconocida y probada independencia de Hernández de Cos– su plena autonomía frente a Moncloa. Ahora se ha convertido en el nuevo objeto de deseo de Sánchez porque su papel será decisivo, por ejemplo, en la fusión entre BBVA y el Banco Sabadell.