21/07/2024 10:24:16 PM
21/07/2024 10:24:16 PM

Ábalos pasa facturas al Gobierno: señala a Marlaska por los insultos a Iglesias y Montero

Desde luego es una realidad que José Luis Ábalos está realmente molesto y enfadado con el que fuera su partido por cómo se le ha tratado con el caso Koldo. La trama, que prácticamente se puede decir que ha supuesto la muerte política del que fuera ministro de Transportes del Gobierno de Pedro Sánchez durante un año y medio, ha provocado su salida del PSOE y su integración en el Grupo Mixto, desde donde parece dispuesto a pasar las facturas que su denostada posición le permitan contra sus ex compañeros de batallas.

Y eso pasa por poner en la mira a ministros del Ejecutivo como Fernando Grande-Marlaska, al que se le puede atribuir perfectamente la frase de “monta un circo y le crecen los enanos”. Y es que el encargado de Interior sigue siendo uno de los ministros con más frentes abiertos y se le abre uno nuevo -aunque se le augura poco recorrido más allá de unas explicaciones- pero que tiene su contrapunto en que viene de un “amigo” con el que compartió asiento no solo en el Consejo sino en más ocasiones. Además, en un momento tan delicado como la pandemia del COVID.

Ábalos y Marlaska durante una sesión de control al Gobierno en el Senado en 2021.

Ha sido este mismo lunes cuando Ábalos -recordamos ahora diputado del Grupo Mixto en el Congreso- ha registrado en la Cámara Baja una serie de preguntas escritas al Gobierno para conocer si Interior había dispuesto algún dispositivo de seguridad ante la declaración judicial de, precisamente, otros dos ex colegas del Consejo: Pablo Iglesias e Irene Montero.

Hay que recordar que los dirigentes de Podemos tuvieron un feo altercado con un hombre que les increpó e insultó a su llegada a los juzgados de Madrid donde acudieron (el pasado 27 de mayo) en el marco del juicio a Miguel Ángel Frontela, vecino a quien se juzga por «acosar y calumniar» a la pareja en su chalet de Galapagar. El exvicepresidente se llegó a encarar con este individuo -y otra mujer que le acompañaba- mientras le decía en la cara «asqueroso», «desgraciado», «vallecano de mierda» y «vende obreros».

El acoso a Pablo Iglesias a las puertas del juzgado es un chalado, con serios trastornos psicológicos, gritando como un energúmeno.

Será cada vez más frecuente.
El objetivo de lo de Cambridge Analytica y similares era ‘explotar las debilidades mentales’

Sus efectos secundarios: pic.twitter.com/IZdY9Pd0kC

— Juan H (@juanhidalgocen) May 27, 2024

 

En su escrito, Ábalos denuncia los «momentos de violencia» que se vivieron en la puerta del edificio, así como los numerosos insultos a Iglesias y Montero. Todo ello recogido por los numerosos medios de comunicación dispuestos a las puertas del juzgado, lo que demuestra que era una citación conocida. Es por ello que Ábalos le pregunta a Marlaska si no previó ningún dispositivo de seguridad «dada la condición» de ex miembros del Gobierno de ambos. Se puede decir que Ábalos pide cuentas y culpa en cierta manera a Interior por no prever esta posible situación para evitar estos altercados.

Además, Ábalos señala la intervención policial y añade preguntas para saber si «ante esos momentos de violencia hubo intervención de la seguridad de los juzgados o de la Policía Nacional para impedirlo» y si «se hicieron tareas de identificación tras los incidentes».