30/05/2024 07:03:04 PM
30/05/2024 07:03:04 PM

300.000 votos del «cinturón rojo» que pueden empujar a Sánchez y Begoña a hacer las maletas

Que haya a estas alturas de la campaña 800.000 catalanes indecisos sobre su voto explica bien la volatilidad y el avispero político al que el independentismo ha condenado a Cataluña. Y en ese caladero decisivo se juega Moncloa y el PSC las opciones de que Salvador Illa se convierta en presidente de la Generalitat y también de que Pedro Sánchez pueda cabalgar la legislatura o, directamente, le derriben del caballo.

Así como aquellos primeros inmigrantes del área metropolitana tenían un voto fiel al PSOE de Felipe, sus nietos simpatizan ya con el independentismo. Y sus hijos, la generación intermedia, abominan del procés, pero también de los indultos, la amnistía y del mimetismo del sanchismo con el ‘paisaje’

En este escenario tan incierto, todos los partidos miran a los entre 200.000 y 300.000 votos del llamado cinturón rojo  del área metropolitana Barcelona, que reúne en superpoblados municipios/urbes de la importancia de Santa Coloma, Hospitalet, Badalona, Terrassa, El Prat de Llobregat o Sant Boi.

 

Sánchez en un mitin del PSC en Vilanova. Consciente de que su futuro va encadenado al de Illa.

 

Esta área de la provincia de Barcelona, que reúne a cerca de 3 millones de habitantes, fue la que catapultó primero a Albert Rivera y, después, convirtió a Inés Arrimadas en la ganadora de las autonómicas de 2018 con su histórico triunfo en votos y escaños. Y la que catapultó al PSC de Illa a la victoria en las últimas, tras el hundimiento de Cs.

En esta media docena de municipios, con importante presencia de inmigrantes de Andalucía, y Extremadura, los sociólogos advierten de un relevo generacional.

Así como aquellos primeros trabajadores tenían en su inmensa mayoría un voto fiel al PSOE de Felipe González y al PSC de los Maragall y Obiols, sus nietos simpatizan ya en muchos casos en el independentismo. Y sus hijos, la generación intermedia, abominan del procés, pero también de los indultos, la amnistía y el entreguismo de los socialistas a la causa soberanista.

En ese cinturón rojo hay 300.000 votos decisivos –2 o 3 escaños clave- y allí se juega el PSOE la victoria este domingo. Y la posibilidad de que Pedro Sánchez y Begoña Gómez tengan que empezar a pensar en ir haciendo las maletas.