24/05/2024 07:07:35 PM
24/05/2024 07:07:35 PM

2ª San Isidro. Toros encastados de Fuente Ymbro, triunfo de Román y mucho mérito

Seis toros bien presentados, encastados y de juego variado. Un ejemplar muy bravo. Una oreja cortada a ley. Un torero lesionado. Un picador derribado. Un banderillero volteado.  Y mérito, mucho mérito de los de luces, es el balance de la segunda de San Isidro, que tiene su historia pormenorizada y no dejó a nadie indiferente.

Cinqueños fuenteymbros, encastados y variados.

La belleza de las láminas, de largas cornamentas, veletas y astifinas. Hechuras rematadas, acordes con su encaste, con el necesario trapío para la Plaza de Madrid. De juego variado. Bravos, los unos. Complicados, los otros. Todos ellos encastados y exigentes, algo propio de la casta.

Trincherazo de Román al bravo segundo (Foto Plaza 1)

Y toreros, dispuestos. Mejores o peores, con defectos y aciertos, pero muy dispuestos. Ganas, coraje y sabiendo lo que tenían delante. Así podría resumirse lo acontecido sobre el ruedo de Las Ventas en una tarde que tuvo nombres propios.

Un toro bravo y un torero muy dispuesto, Román. 

El primer nombre propio, el del segundo toro del festejo, Orgulloso, número 77 y 549 kilos. No hacen falta más para tener trapío. Un ejemplar de gran bravura, que derribó al picador Angel Rivas. Se enceló en los tres tercios y fue fuertemente ovacionado en el arrastre.

El segundo nombre propio, el de su oponente, Román Collado «Román», que supo darle jarana al fuenteymbro, que repetía, codicioso, noble y humillando en la muleta. Tandas con la zurda y con la diestra, con el solo defecto de perder la vertical. Faena corajuda. Si se quiere, con más coraje que calidad, por las ganas de triunfar y la propia capacidad lidiadora.

Román Collado «Román» al natural (Foto Plaza 1)

Labor que concluyó con ayudados por alto y un circular invertido, muy firme, muy seguro de sí mismo, a lo que siguió un acertado volapié, dejando una entera, por cuya tardanza en echarse, -la casta se hizo patente hasta el final-, le valió una merecida ovación al toro y al diestro valenciano una oreja de ley.

Román remató su tarde con un quinto de distinto son. Complicado, incierto, – así es también la casta, aunque mala en este caso-, que puso en apuros a Collado, quien, pese a todo, aguantó los envites. Muleta muy puesta, por ambos pitones, emoción por arriesgar, en una faena que finiquitó con una entera, que le obligó a saludar tras las palmas recibidas por el criado por Ricardo Gallardo.

El Fandi da lo que tiene y puede.

Buen toro fue igualmente el primero. Noble, repetidor y de humillada embestida, con el que David Fandila dio todo lo que sabe. De grandes facultades en el tercio de banderillas, -en cuyos embroques abundan los interpretados a todo pasado-, el granadino se midió con la muleta en los inicios de rodillas, despegado y ligero en la vertical y el defecto de no cruzarse. 

Par de banderillas de El Fandi (Foto Plaza 1)

Un toro desaprovechado el primero. Más entonado con el cuarto, complicado, con el que dio todo lo que sabe y puede. Repitió variado con los palos y se mostró voluntarioso al igual que con el que estoqueó por Valadez. Al sexto de Fuente Ymbro  le salió la casta, como a sus hermanos, esta vez manejable en sus embestidas, sin que El Fandi se llegara a acoplar.

Valadez, con mérito y ganas, resultó lesionado.

Tuvo mérito Leo Valadez en el tercero, único que lidió, por lesión al entrar a matar y sufrir una luxación de hombro. Al quite por altaneras, le siguió una faena meritoria, teniendo que perder pasos para así aminorar el peligro molesto que le acechaba una y otra vez, los puntazos que le lanzaba y la bronquedad de su embestida.

El hidrocálido sufrió una voltereta, se mantuvo en el ruedo y quiso poner fin con la espada encunándose, de cuyo encuentro salió prendido, con la lesión en el hombro ya mencionada.

Leo Valadez se encuna y lesiona el hombro (Foto Plaza 1)

Faena valorada cicateramente con silencio, por un público que no supo valorar en justicia los méritos del manito, debido a las dificultades de su oponente.

En resumen, tarde de casta de los toros de Fuente Ymbro, muy bravo el segundo, y en general mérito de los de luces, que en el caso de Román supo sacar provecho, siendo premiado con un trofeo por sus ganas y capacidad lidiadora.

 

Reseña del festejo

2ª de la Feria de San Isidro. Casi lleno en los tendidos.

Seis toros seis de Fuente Ymbro, bien presentados, encastados y de comportamiento variado. A destacar la bravura del segundo y el buen juego de primero y sexto. Complicados el resto.

David Fandila «El Fandi». Silencio, Silencio y Silencio

Román Collado. Oreja y Ovación con Saludos.

Leo Valadez. Silencio, en el único que estoqueó.

 

Cuadrillas

Destacaron en varas Angel Rivas y Moreno «Chocolate». Y en banderillas, Pablo Simón, Juan Sierra y César Fernández.

El picador Angel Rivas (Foto Plaza 1)

 

Parte de enfermería

Luxación en el hombro derecho y contusiones y erosiones múltiple. Se reduce bajo sedación en la enfermería de la plaza de toros siendo trasladado para estudio radiológico al Hospital la Fraternidad Muprespa-Habana.

Pronóstico reservado que le impide continuar la lidia.

Fdo. Dr. García Padrós / García Leirado 

Juan Sierra ayuda a Leo Valadez a llegar a la enfermería (Foto Plaza 1)

 

Vídeo del festejo

 

Ambiente

El ganadero Ricardo Gallardo, propietario de Fuente Ymbro (Foto Plaza 1)

Petición mayoritaria de la oreja para Román (Foto Plaza 1)

 

Festejo de hoy

12 de mayo. Plaza de Las Ventas. 3ª de la Feria de San Isidro. 19:00 horas

Toros de Baltasar Ibán para El Calita, Francisco de Manuel y Álvaro Alarcón.

 

Los Toros son cultura

Hoy domingo a las 12:30 horas se presenta el libro “Reja de enfermería» de Máximo García Padrós y prólogo de José Maria Sotomayor

El acto tendrá lugar en la Sala Bienvenida de la Plaza de Las Ventas con la presencia del autor, el prologuista y el editor.

El cirujano taurino y autor del libro, Don Máximo García Padrós.