14/06/2024 06:43:54 PM
14/06/2024 06:43:54 PM

21ª San Isidro. Isaac Fonseca, oreja y cornada grave, cara y cruz de la Fiesta

La Fiesta tiene a veces estas contradicciones. Es la cara y la cruz de los Toros. El triunfo y la cornada. Lo primero como parte de la ambición de quienes se visten de luces. Lo segundo como sacrificio asumido por quienes coprotagonizan el hecho sacrificial, que aún se conserva de la cuenca del Mediterráneo. 

Fonseca, la ambición de ser figura del toreo

El mexicano Isaac Fonseca es un toreo modesto, natural de Morelia, México, que un buen día llegó a España con la ilusión de ser figura del toreo. Él vive en Colmenar Viejo, pueblo muy taurino situado al noroeste de Madrid. Allí se empezó a hacerse torero, en su Escuela Taurina, de la mano del hoy día uno de sus apoderados, Carlos Aragón Cancela, también torero y ganadero.

Una media verónica con la firma de Fonseca (Foto: Alfredo Arévalo – Plaza 1)

El diestro mexicano sorprendió durante su etapa en el escalafón inferior. Entre otros muchos premios importantes recibidos se encuentran el del Real Casino de Madrid y el del Foro Taurino Tomás Serrano. Ya entonces apuntaba méritos, conocimientos y sobre todo ambición de ser figura.

Isaac Fonseca supo aprovechar las posibilidades de triunfo del tercero.

En la vigésimo primera de la Feria de San Isidro quería dejar la impronta de su sueño de triunfar en Madrid. La realidad es que, en su primer toro, el manito supo aprovechar las posibilidades de triunfo del tercero, de Pedraza de Yeltes. Liriquillo, magistralmente lidiado por Raúl Ruiz, dejó ver desde los comienzos de faena de muleta su nobleza, humillada embestida y capacidad de repetir cada vez que le ponían la muleta.

Derechazo de rodillas (Foto: Alfredo Arévalo – Plaza 1)

De rodillas, en los medios de la plaza, fluyeron los primeros derechazos que sorprendieron al público por su viveza y emoción. Ya de pie, siguieron dos tandas más, de cuatro muletazos cada una y el de pecho, en las que hubo temple y ligazón. Y a continuación dos molinetes y naturales de frente, uno a uno que abrochó con un largo pase de pecho.

Natural de Isaac Fonseca (Foto: Alfredo Arévalo – Plaza 1)

Había que rematar la faena. Algún natural más a izquierdas seguida de una entera, algo delantera, convencieron al respetable para pedir el trofeo que finalmente fue concedido por el palco.

Ambición por ser figura del toreo

Pero la ambición de Fonseca no quedaría ahí. El sexto, remendón de Torrestrella, suelto de salida, fue parado por el mismo torero concluyendo con una buena media. Empujó Pensativo en el caballo, con el que cumplió, y en banderillas se vino arriba bajo la brega de Juan Carlos Rey. Punteaba y se defendía, medía y se venía andando, pegando tornillazos el variado de capa.

Fonseca en un obligado (Foto: Alfredo Arévalo – Plaza 1)

En un gesto de compañerismo, Fonseca había brindado a su compañero Francisco José Espada, herido en el toro anterior. En los medios, dando ventaja al toro, hilvanó con la muleta en la diestra cuatro derechazos que sumaron una buena serie y contagiaron a los tendidos en los deseos de esperanza en el triunfo del mexicano.

Obligado de Fonseca (Foto: Alfredo Arévalo – Plaza 1)

Una tanda más con la izquierda, de gran mérito precedió a una colada y ésta a una cornada fría, certera, segura, en la espalda del torero. Fonseca fue llevado rápidamente a la enfermería y allí el equipo médico que dirige el Dr. García Padrós realizó el quite de peligro e intervino de una cornada, calificada de grave.

 

Isaac Fonseca sufre una cogida en el sexto (Foto: Alfredo Arévalo – Plaza 1)

Palazón, herido en el quinto

Por lo demás, el diestro de Fuenlabrada Francisco José Palazón estuvo voluntarioso con el segundo bis, un sobrero corraleado de Chamaco al que le costaba embestir. Faena basada en la mano diestra, con muletazos sueltos dignos de resaltar.

En el quinto, el fuenlabreño sufrió una colada y lo que parecía que podía ser una cornada, se corrió por los tendidos que realmente era una conmoción cerebral. Y así fue, un fuerte golpe en la cabeza del que fue atendido en la enfermería y trasladado al hospital para estudio radiológico y observación clínica.

El francés Juan Leal estoquea cuatro toros

Al final, Juan Leal estoqueó cuatro toros. Con ganas, tras recibir a portagayola al primero, se hizo un auto quite tras el revolcón sufrido en los de tanteo. no se arredró y siguió con la muleta, realizando una faena que fue de más a menos, por el toro y tal vez porque lo ahogó y redujo en exceso las distancias.

En el cuarto, tuvo transmisión el inicio de rodillas, con pases cambiados y series con la mano diestra. Sus buenas intenciones con la izquierda no tomaron el vuelo deseado.

Los otros dos toros estoqueados fueron el quinto, por Espada, que estaba siendo atendido en la enfermería, y el sexto, debido a que Fonseca también hubo de pasar por las manos de Don Máximo

El francés Juan Leal con la diestra (Foto Alfredo Arévalo – Plaza 1)

Al finalizar la corrida, Juan Leal tuvo el gesto torero de invitar a su cuadrilla y la de sus compañeros heridos todos juntos, abandonando la plaza bajo una ovación del respetable que había asistido a una tarde accidentada.

Así es la Fiesta a veces, que en esta ocasión tuvo un claro protagonista en la persona de Isaac Fonseca, quien dejó claro ante los miles de espectadores y aficionados allí presentes, que él vino a España para ser figura del toreo. Cortó una oreja, sufrió una cornada, y va camino de conseguirlo.

 

Reseña

Plaza de Las Ventas. 21ª de San Isidro. Más de tres cuartos.

Toros de Pedraza de Yeltes, desiguales de juego. El primero fue a menos y le faltó transmisión; tercero, encastado, noble y con repetición; cuarto, justo de casta y a menos, con la cara alta y queriéndose rajar. El segundo como sobrero, del hierro de Chamaco, soso y con dificultades. El sexto, de Torrestrella, con dificultades, midiendo y andando.

Juan Leal. Silencio, Silencio, Silencio (por Espada) y Silencio (por Fonseca)

Francisco José Espada. Silencio, en el único que estoqueó.

Isaac Fonseca. Oreja, en el único que estoqueó. 

 

Cuadrillas

Destacaron en varas, Daniel López y Vicente Barrera.

En la brega, Raúl Ruiz, Juan Carlos García y Juan Carlos Rey.

Y en banderillas, Juan Carlos Rey, Marc Leal y Raúl Ruiz.

Parte de Enfermería

PARTE MÉDICO DE FRANCISCO JOSÉ ESPADA 

Traumatismo craneoencefálico occipital con scalp.

Pronóstico reservado que le impide continuar la lidia. Es trasladado al Hospital Fundación Jiménez Diaz.

Fdo. Máximo García Padrós / Máximo García Leirado 

PARTE MÉDICO DE ISAAC FONSECA 

Herida por asta de toro en cara posterior hemotórax izq. con una trayectoria ascendente de 20 cm y que produce destrozos en músculos dorsal archo y paravertebrales, alcanzando y contusionando parrilla costal y apófisis espinosas dorsales. Puntazo corrido 1/3 superior muslo derecho.

Es intervenido quirúrgicamente bajo sedación y anestesia local en la Enfermería de la Plaza de Toros y trasladado posteriormente al Hospital Fraternidad Muprespa-Habana
Pronóstico Grave

Fdo. Máximo García Padrós / Máximo García Leirado 

Detalles

Gran expectación entre los aficionados mexicano por participar del triunfo de su compatriota Isaac Fonseca (arriba) y embestida de un Pedraza de Yeltes (Fotos: Plaza 1)

 

Cartel próximo

Plaza de Las Ventas. 22ª San Isidro. Martes 4 de junio, 19 horas

Toros de José Escolar Gil para Fernando Robleño, Damián Castaño, Gómez del Pilar.

 

Los Toros son Cultura

La Federación Taurina de la Comunidad de Madrid, entregó ayer sus XIX Trofeos Puertas de Madrid 2023, que otorga esta entidad federativa que representa al colectivo de asociaciones, peñas y clubes taurinos de esta Comunidad.

En esta edición han sido galardonados, el Ayuntamiento de San Agustín de Guadalix con la Puerta de Alcalá. por su labor en favor de la Fiesta de los Toros.

El Symposium del Toro de Lidia de Zafra, con la Puerta de Toledo por su aportación científica a la Fiesta. 

El Trofeo Puerta de San Vicente, para el Programa Tendido 33 de Canal 33 TV de Madrid, con motivo de su XXV aniversario 

Por último, el Excmo. Sr. José María Álvarez del Manzano, recibió la Puerta de Hierro, como aficionado ejemplar.