15/06/2024 07:47:06 AM
15/06/2024 07:47:06 AM

10ª San Isidro. Orejas excesivas y Puerta Grande de Jarocho merecida

Se abrió la Puerta Grande por primera vez en este San Isidro de 2024. La abrió un novillero, Jarocho. Luego dicen que las novilladas no presentan atractivos. Hacía falta que se abriera. Son varias las tardes de lo que llevamos de isidrada  en las que hubo méritos para traspasarla a hombros, y se hubieran abierto, si no fuera porque fallaron quienes manejan las espadas, que los aceros no fallan.

Novillos de Fuente Ymbro, encastados, exigentes y agradecidos

Fueron varios los méritos de Jarocho para lograr semejante hazaña. La novillada de Fuente Ymbro, no tan bien presentada como la corrida de hace unos días, fue encastada, y ya sabemos que la casta es exigente, requiere entrega, esfuerzo y no resulta fácil. Pero, también agradecidos, pues cualquier cosa seria que se les hiciera se transmitía con fortuna a los tendidos.

Largo de rodillas de Jarocho (Foto Alfredo Arévalo – Plaza 1)

Bronco, punteando y pidiendo el carnet resultó ser el tercero, un sobrero de Villanueva, con el que empezó Jarocho de rodillas, empleándose con la diestra, dando distancia en tandas en las que el burgalés acompañaba la complicada embestida con la voz. No acabó de ver claro al primero de su lote el torero de saga. Y tras una casi entera recibió una ovación por las ganas demostradas.

Jarocho, a por todas

Debió pensarse mejor el joven novillero lo cuesta arriba que se le podía poner el resto de la temporada si nada pasaba en su segunda oportunidad, por lo que recibió de rodillas al último del festejo, lances a los que siguieron verónicas y cerró en los de recibo con chicuelinas, decisión ésta, dicho sea de paso, impropia de una plaza con la categoría de Las Ventas. Pajareo lo llamaba Chenel, pues el torero fundamental para recibir es la verónica en la que se para, manda, templa, carga y liga. Que no lo olvide Jarocho.

Muletazo de rodillas del burgalés (Foto Alfredo Arévalo – Plaza 1)

Le midió en su muleta el cierraplaza, brindado a los actuales director y profesor respectivamente, de la Escuela «Yiyo» de la que salió, Fernando Robleño y Sergio Aguilar, sin olvidar que fue «El Fundi«, su antiguo director, quien apostó por él. Y acordándose de su ejemplo, debió decirse para sí: «hay que salir a por todas«.

Natural de Jarocho (Foto Alfredo Arévalo – Plaza 1)

Y a por todas salió en los doblones de tanteo al sexto, para en la distancia medirse con la diestra con el exigente fuenteymbro que, a mejor, repetía con bondad por el pitón izquierdo tras tragar por el derecho. Y fue entonces cuando fueron fluyendo los mejores naturales de la tarde, de frente, cadenciosos, muy templados, enganchando «alante» y rematando atrás, en la cadera. Muletazos de oro que diría Chenel.

Jarocho pasea las dos orejas del sexto (Foto Alfredo Arévalo – Plaza 1)

Fue lo mejor de la tarde. Tomó el joven torero la espada, interpretó otra tanda con la izquierda, de frente, recordándonos de nuevo, salvando la edad, la madurez y los años, aquellos naturales del maestro Manolo Vázquez. Sabía que algo grande podía pasar. Se perfiló, montó la espada, se enfrontiló y volcándose sobre el morrillo, dejó una entera que convenció al respetable y al palco que, finalmente, concedió las dos orejas. La segunda excesiva, tal vez, pero como reconocimiento a los naturales y el espadazo administrado.

Peñaranda, ganas con altibajos

El más veterano de la terna, Alejandro Peñaranda, tuvo en el primero un novillo poco colaborador. Buscando la colocación, realizó una faena con altibajos, pese a lo cual escuchó palmas.

Susto de Peñaranda tras la colada por el derecho (Foto Alfredo Arévalo – Plaza 1)

Otra cosa fue en el cuarto, que se le venía de largo, tenía fijeza y repetía con nobleza. No se cruzaba el de Iniesta, ni ganaba la acción con unos pasos adelante. Un susto por el izquierdo, la voltereta por el derecho y la entera desprendida le permitió obtener una oreja bondadosa, por petición y concesión presidencial.

Ismael Martín, estocada sin puntilla

Por su parte, Ismael Martín se mostró aseado pese a las dificultades del segundo, al que pareó con más voluntad que acierto. Con el complicado quinto, al que administró tandas con la diestra, su virtud fue darle distancia. Algo ligero y sin llegar a acoplarse, realizó una labor con altibajos.

La entera sin puntilla fue lo mejor que apuntar en su haber. El mérito por dar la cara y una estocada sin puntillo le valió una oreja generosa.

Un par de banderillas de Ismael Martín (Foto Alfredo Arévalo – Plaza 1)

Sacaron a hombros los compañeros de la Escuela «Yiyo» de Madrid a Jarocho. Lo sacó el peruano «Joaquín«, cuya calidad y buen concepto artístico bien merece que debute con picadores lo antes posible. A su alrededor, como escoltas, compañeros actuales y pasados, jóvenes toreros y aficionados contagiados de entusiasmo.

Multitudinaria salida a hombros de Jarocho (Foto Alfredo Arévalo – Plaza 1)

Una salida como respuesta a la diferencia de trofeos, las ganas y el toreo de bello trazo de Jarocho, que convenció a los tendidos, y que le aclamaron al grito de «torero, torero, torero«.

 

Reseña

Plaza de Toros de Las Ventas. 10ª de San Isidro. Más de tres cuartos. Ligeras ráfagas de viento intermitentes.

Novillos de Fuente Ymbro, desiguales de presentación, encastados, exigentes y generosos, y uno como sobrero de Villanueva, lidiado en tercer lugar, bronco y exigente.

Alejandro Peñaranda. Palmas y Oreja.

Ismael Martín. Silencio y Oreja.

Roberto Martín «Jarocho». Ovación y Oreja.

 

Cuadrillas

Destacaron en la brega, Roberto Martín «Jarocho» padre, Basilio Mansilla y Angel Gómez Escorial. Y en banderillas, Caco Ramos y Jarocho Padre.

 

Detalles a través de la Cámara

Los consejos de Jarocho padre a su hijo (arriba) y el abrazo de Jarocho a su profesor Sergio Aguilar (abajo) (Foto: Plaza 1)

 

Cartel de hoy

Plaza de Las Ventas. 11ª de San Isidro. 22 de mayo, 19 horas.

Toros de El Torero para David Galván, Alvaro Lorenzo y Angel Téllez.

 

 

Los Toros son Cultura